martes, 7 de febrero de 2017

¿Qué es un router y cómo funciona?

Un router es un equipo de red que permite el encaminamiento de paquetes de información entre diferentes subredes a través de sus interfaces. Para ello el router sigue reglas de enrutamiento que le permiten decidir el interfaz por el que enviar un paquete en base a parámetros configurados por el administrador.

Router


A diferencia de los conmutadores (switches) que realizan una labor similar a nivel de enlace, el router trabaja en el nivel de red del modelo OSI, permitiendo así el salto entre diferentes subredes. Este nivel se correspondería con la capa Internet (IP) de la torre TCP/IP de forma que el equipo utiliza, entre otros, la dirección IP inscrita en los paquetes de información para determinar el siguiente salto.

¿Cómo funciona un router?

Las tablas de enrutamiento se definen a partir de una lista de entradas con una dirección IP, una máscara de red y una interfaz de salida. De esta forma cuando un nuevo paquete IP alcanza el router se analiza la dirección IP destino para decidir cual el la regla que mejor se ajusta y determinar así la interfaz de salida.

Como funciona un router internamente

Las limitaciones de prestaciones de un router vendrán determinadas por la capacidad de sus interfaces así como de la capacidad de enrutamiento interno. No tiene sentido disponer de interfaces ethernet a 1Gbps si internamente el router no será capaz de gestionar esa cantidad de tráfico. De esta forma la CPU del router se tendrá que dimensionar adecuadamente en base a la tipología de las interfaces y del patrón de tráfico esperado.

Con el paso del tiempo los routers han evolucionado hacia dispositivos más complejos que permiten trabajar con un mayor número de parámetros, incluso pertenecientes a otros niveles de la capa OSI, y así ofrecer funcionalidades más complejas:

  • Calidad de servicio: un router puede priorizar los flujos de datos en base a parámetros como los servidores de origen/destino, la aplicación en cuestión (telefonía, videojuegos, streaming, etc), día de la semana u hora del día, dispositivo de acceso (móvil, tablet, pc, portátil, tv).
  • Control parental: el router podría analizar los servidores a los que se está accediendo para determinar si el contenido es apropiado. Se podrían utilizar incluso listas negras ofrecidas por servicios web, y discriminar por dispositivo (el móvil del hijo, la tablet del padre, o el portátil de la madre).
  • Gestión de la seguridad de la red: permitir el tráfico exclusivo de dispositivos reconocidos a partir de la dirección MAC, o incluso avisar por correo electrónico cuando un dispositivo desconocido se conecte a la red.
  • Redes exclusivas para invitados: el router puede generar una red wifi aislada para los invitados, de esta forma nuestro tráfico gozará en todo momento de total privacidad.

Estas son sólo algunas de las múltiples funciones que puede realizar un router. Día a día se han convertido en dispositivos cada vez más complejos que buscan mejorar las prestaciones y funcionalidades disponibles para el usuario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario